Preparan “Cha chaac” en Kikil

13026_10203854204219544_8350529453208288236_n

Será el domingo 22 de marzo en los alrededores del cenote

Tizimín Yucatán; 16 de marzo.- El domingo 22 de marzo desde las 7 de la mañana y hasta las 4 de la tarde; en el marco natural del cenote de la comisaría de Kikil, se realizará la ancestral ceremonia maya del “Ch´a chaac” para pedir a los dioses que derramen el vital líquido sobre sus tierras.
Kikil se ubica a 6 kilómetros de la cabecera municipal, y desde hace algunos años un grupo de empresarios se preocuparon por el rescate de las tradiciones mayas desde los lugares emblemáticos para la cultura, como son los cenotes.
Como cada año, la ceremonia ritual estará a cargo del “J´ men” don Dionisio Dzib Pat de la comisaría de X´pambihá, Tizimín. Los “J´MEN”” son considerados personas especiales capaces de servir de intermediarios entre las entidades invisibles y los hombres. Su tarea pedir permiso a los YUMTZILO’OB o dueños del monte, protectores de los animales, plantas y hombres; a los CHAACO’OB que tienen el control de las nubes y la lluvia; y a los ALUXES celosos vigilantes y protectores de los montes.
Desde temprana hora el “J’MEN” santiguará el lugar y preparará el “ka´anché” altar con maderas amarradas con la majagua, cubierta de ramas de Jabín, arcos de limonaria, ruda y flores silvestres. Al centro la cruz verde de madera que representa la ceiba, árbol sagrado de los mayas.
Sus ayudantes y hombres del pueblo se darán a la tarea de preparar el horno para enterrar los “NOJ’HUA o panes grandes de 9 o 13 capas de masa, pepita y frijol, envueltos en hoja de plátano. Se preparará el “SACAA’J” (Bebida de maíz cocido sin cal y endulzado con miel de abeja) y el “BALCHE’J” (Bebida a base de corteza del árbol del mismo nombre fermentada en aguamiel por varios días) y el CHO’KOOB o COOL (Cocido de masa de maíz disuelta en el caldo donde se cuecen las gallinas, achiote, tomate y sal, que se sirve con la carne de gallina y puerco previamente cocidos)
El toque místico de los cantos y rezos del “J’MEN” se acompaña por el olor del incienso, la ruda, y las velas y veladoras. En los árboles colgando las jícaras en los “Chuyubes” con los primeros alimentos y bebidas consagradas a los dioses. En la ceremonia una joven que caracteriza a una princesa maya, realizará una ofrenda de flores silvestres en el cenote. Los sonidos ambientales del canto de los pájaros, el ruido de la lluvia y el correr del agua, y la música prehispánica de caracoles, tunkules, sonajas, ocarinas, y palos de lluvia, acompañarán la ceremonia hasta las cuatro de la tarde cuando el “J’MEN” realice la “limpia” de los vientos malos a los asistentes al “CHA CHAAC KIKIL 2015”, según la información que comparte el profesor Hugo Rodríguez Núñez.