Aparece hueso humano y muñeco vudú en un predio

DSC_4270

El muñeco vudú tenía una cinta con el nombre de la dueña de la casa/ La Fiscalía General del Estado tomó conocimiento del caso

DSC_4271

Tanto el muñeco como el hueso humano furo depositados en la puerta de la casa

 

Tizimín; 9 de julio.- Tremenda sorpresa se llevó la señora María Leoniles Cauich Ucán de 63 años de edad al salir de su casa esta mañana y encontrar un muñeco vudú y un hueso cubierto con cinta negra y flores, además de unos cascabeles de metal amarrados en el mismo.
Este acontecimiento ocurrió en un predio de la calle 39 x 50 y 52 de la colonia 8 calles, cuando hoy por la mañana como todos los días la sexagenaria abrió la puerta lateral que queda dentro del terreno y encontró lo antes mencionado.
Enseguida se comunicó con su hijo que trabaja en Cancún Quintana Roo, quien de inmediato salió hacía esta ciudad y al llegar y cerciorarse de lo que lo que su madre le comunicó, avisó a la policía y de inmediato se trasladaron hasta ahí los elementos de la corporación estatal y municipal, los que acordonaron el lugar donde se encontraba el hueso humano, en cambio el muñeco desapareció debido a que la mujer lo pateó al salir y quedó en la escarpa, por lo que se presume que alguien lo vio y lo llevó.

DSC_4264

Policías municipales y estatales llegaron al lugar para tomar conocimiento de los hechos

En una fotografía que el hijo de doña María Leoniles captó antes de que desaparezca el muñeco, se aprecia que es de color negro, con una cinta blanca que cubre el pecho y la espalda y en el que estaba grabado el nombre de la propietaria de la casa.
En cuando al hueso, el paramédico de la policía municipal indicó que por su apariencia es parte de la tibia, (de la rodilla hacía abajo), estaba enrollado con cinta negra con las que aseguraron también una flores marchitas, y también tenía dos cascabeles de metal de color dorado.
Al asegurar la zona del hallazgo, avisaron a la Fiscalía General del Estado los que más tarde acudieron junto con el médico forense a recoger la parte del cuerpo humano utilizado presuntamente para un trabajo de brujería.