Descance en paz el popular “Hígado”

1964925_978163265573523_321384860057884603_n

Pionero del ramo cantinero en la ciudad y poseedor de la historia de varios de estos establecimientos

Tizimín Yucatán; 13 de enero.- A la edad de 94 años de edad, falleció la noche del martes el señor Manuel Aguilar, cariñosamente conocido como “Hígado”, pionero en el ramo cantinero en la ciudad hace más de 60 años y en los últimos meses como ventero de “chinas” frente al Instituto México donde su cuerpo es velado.
Al popular “Hígado” se le recuerda por su paso en bar “El Chemulpo” en sus inicios en el cruce de la calle 46 x 51 donde actualmente se encuentra el bar “Bomba”, el que luego fue trasladado frente al parque “Juárez”, cuyos terrenos ahora están en venta. En ese entonces el bar “Luciano” llevaba el nombre de “El clarín”.
Según los datos obtenidos y que no dejarán mentir, el popular “Hígado” compartió el servicio de la barra de las cantinas con Prisciliano Rodríguez “El Pich” del bar “El patio” que funcionó al lado de lo que hoy es Banamex, y don Wily Canto del bar “Venados”, durante los 30 años que “El chemulpo” laboró frente a lo que hoy es el bar “Bomba”.
Los familiares de don “Hígado” recuerdan que entre sus pláticas mencionaba a don “choch” de apellido Sosa, dueño del bar “El Clarín” que en la actualidad se conoce como el bar “Luciano” administrado por Carmen Yam Cetina, el popular “Carmito”.
Recordó siempre a don Edito, administrador de la vinatería que se ubicó a un costado de la iglesia de los Tres Reyes. El bar “El patio” se ubicó donde ahora se encuentran los locales a un costado del estacionamiento de la explanada del ex convento.
Donde ahora se encuentra el súper San Francisco de Asís, estuvo la cantina “La Choza” donde se ubicó “El Charro” de tablón, convertido actualmente en un hotel funcionó una cantina de nombre “Buenos aires” de una persona de apellido Rodríguez, nada extraño que en esa esquina se encuentre ahora una talabartería con el mismo apellido.
“Hígado” poseía información de los primeros comercios que se establecieron en el centro de la ciudad, al grado de recordar que en la contra esquina del parque “Juarez” en remodelación funcionó la cantina “La bombilla” el señor Juan Canul, heredero del mote de “bombilla”. Otra cantina de antaño, es “Chemas” que antes de ocupar el lugar donde ahora presta sus servicios, estuvo en donde ahora se encuentra la tienda de ropa Elección.
De los datos referentes a cantinas que sus familiares poseen, es que en donde ahora se encuentra la óptica colonial, estuvo la cantina “Waikiki” de don Dario Novelo, además de la cantina “La Oficina” de don Darío Bates.
Otra cantina que recuerdan, es “Batallas” que según el ahora extinto, la tenía quien hasta ahora la mantiene y la mayoría de las mencionadas contaban con mesas de  billar y estaban abiertas las 24 horas del día.  Estos son algunos de los datos que conservan sus familiares.
El sepelio está dispuesto para este miércoles a las 4 de la tarde en el panteón “Jardín de la Paz”.  Nos unimos a la pena que embarga a su familia y agradecemos la información proporcionada por nuestro colega Felipe Reyes Labastida. Descance en paz don Manuel Aguilar “Hígado”.