Día de fiesta religiosa en Colonia Yucatán

DSC_4592

Unen sus vidas en el matrimonio 14 parejas y 11 recibieron por primera vez la comunión

DSC_4586

Colonia Yucatán; Tiz, 22 de agosto.- En un hecho poco común, la noche del viernes 14 parejas se juraron amor eterno ante el altar de la parroquia de nuestra Señora del Carmen y 11 jóvenes recibieron por primera vez el Cuerpo y Sangre de Cristo en una misa oficiada por el Pbro. Miguel Ángel Pech Alonzo.
De las 14 parejas que legitimaron su unión matrimonial ante la iglesia, la mayoría vivía en Unión Libre desde hace casi dos décadas como es el caso del señor Wilberth Cauich May y su ahora legítima esposa Nelsy Verónica Mis Pech, con quien ha procreado dos hijos.
Otros con poco más de un año y con un hijo, pero decidieron dar este gran paso de formalizar su matrimonio en esta ceremonia que pocas veces llega a las comunidades rurales y es que no es exclusivamente para quienes habitan en Colonia Yucatán, sino para los de las comunidades vecinas. Un acto similar se vivirá el próximo fin de semana en el puerto de El Cuyo donde unirán legítimamente ante Dios sus vidas, 11 parejas y cumplirán con su primera comunión 22 jovencitos.

DSC_4579Todos ellos, al igual que los Colonia Yucatán cumplen con recibir sus respectivas pláticas prenupciales y de primera comunión, de lo que se encarga el evangelizador Hermenegildo Mukul Dzul y su equipo de catequistas.
La homilía….
El matrimonio es uno de los 7 sacramentos, donde el hombre y la mujer descubren el amor de Dios en sus vidas, se enamoran, se comprometen y sobre todo quieren unir sus vidas para siempre, por eso llegado este momento es algo muy especial para ustedes porque de ahora en adelante van a empezar a vivir como verdaderos esposos cristianos.
Recibir el sacramento del matrimonio ciertamente es recibir la gracia de Dios, que los santifica, que los renueva, que los fortalece por eso a partir de hoy, ustedes van a  empezar a vivir como esposos cristianos, y vivir como esposos cristianos lleva  a una mayor alegría, porque en primer lugar ya ustedes están encaminados para recibir los sacramentos, para poder confesarse, para poder comulgar, para poder recibir todos los sacramentos.

DSC_4572Hay que seguir cimentando en ustedes esta vida matrimonial, seguir viviendo en el diálogo, en el escucha, en la fraternidad, en la sencillez, en la humildad, sobre todo abriles las puertas de su hogar a Dios, hoy ustedes le dicen al señor ven, pasa siéntate, esta es tu casa, esta es tu familia, vive con nosotros, de esa manera la vida de ustedes se sigue transformando como verdaderos esposos cristianos.
Para poder vivir la alegría del matrimonio, hay que vivir las 3 “D”, Dios, Diálogos y Detalles. La familia que esta con Dios, es una familia unida, es una familia cercana, es una familia que busca el bien de los demás. La familia que dialoga, va construyendo las paredes, va quitando los perjuicios y siempre va compartir la vida todos los días, los detalles son los que no deben faltar en la vida matrimonial, no importa que el tiempo transcurra, porque la frescura de la vida matrimonial debe de estar siempre presente en ustedes, esa frescura que no debe marchitarse, debe estar con ustedes siempre y en todo momento, porque en  el amor no importa los años de edad que tengamos, no importa el tiempo que transcurra en la vida del matrimonio, el amor siempre debe de reverdecer, siempre debe de estar nuevo todos los días.

DSC_4557Los que reciben la primera comunión, hoy ustedes van a recibir a Jesús por primera vez en la eucaristía, lo van a tener a él realmente presente, no es una simple ilusión, es una realidad recibir a Jesús verdaderamente con su cuerpo, con su alma, con su sangre, con su divinidad, por eso hoy que lo reciban, pídanle al señor que nunca se parten de él, pídanle que siempre sigan por el buen camino, y ustedes papás y padrinos, sigan apoyando a estos jovencitos, es responsabilidad de ustedes que ellos crezcan en la fe y crezcan cerca de Dios, de llevarlos por el buen camino, pero es más responsabilidad darles siempre testimonio con la propia vida cristiana de ustedes papás y padrinos.