El niño que se cayó al pozo ya está en su casa

dsc_8083

Pero ahora se enfrentan a una difícil situación porque su padre perdió su trabajo y requiere de tratamientos médicos en la ciudad de Mérida

dsc_8085

Las citas médicas agendadas a las que tienen que asistir a Mérida

 

Tizimín; 1 de octubre.- El pequeño Jorge Enrique Itzá Cab de 7 años de edad, quien el pasado 5 de septiembre se cayó a un pozo de 18 metros de profundidad, ya se encuentra en su casa de la colonia Adolfo López Mateos y sus padres le agradecen infinitamente al Creador por esta oportunidad de tenerlo nuevamente con ellos, pues fue rescatado inconsciente y estuvo en coma varios días en el hospital O´Horan de Mérida.
Sin embargo ahora se enfrentan a una difícil situación, pues el señor Sergio Iván Itzá Puc padre del menor perdió su trabajo por las constantes faltas al que se vio obligado por estar al pendiente de su hijo en la capital del estado. Y es que el pequeño requiere de un tratamiento de varios meses, para empezar tan solo en el mes de octubre debe viajar dos veces a la ciudad de Mérida, el más próximo es el miércoles 5 del mes en curso.

dsc_8086

Estudios médicos que requiere, de antemano marcado con NO AUTORIZADO, es decir que no lo cubre el seguro popular

“Fui al DIF a preguntar si podemos viajar en la ambulancia que lleva gente a sus consultas a Mérida y me dijeron que no hay viaje programado para ese día, ni modo tengo que ver cómo irme con él”, dijo.
Indicó que cuando le dieron de alta le estaban cobrando 7 mil pesos, pero luego de explicarle a la trabajadora social lograron que les reduzcan la cantidad a 1, 4 18 pesos, mismos que cubrieron el pasado jueves y pudieron traer al menor a esta ciudad.
Además requiere de estudios médicos que les han anticipado no cubre el Seguro Popular, por lo que esperan que alguna autoridad o la ciudadanía les pueda ayudar, pues además el niño ahora por sugerencia médica consume por lo general únicamente frutas y verduras. Por el momento el niño no asistirá a la escuela en el presente ciclo escolar porque así se lo han pedido los médicos.
Para quienes deseen ayudarlo, el niño vive en una humilde vivienda ubicado en la calle 50-A x 85 y 87 de la colonia Adolfo López Mateos, a espaldas de la escuela primaria que lleva el mismo nombre y cerca de la escuela secundaria Jacinto Canek.
El niño vive con sus padres y su hermano de 9 años en una casa construidas de maderas y huano, pues según la señora Rita Mirella Cab Pat, en reiteradas ocasiones ha solicitado le construyan un cuarto de los que otorga el gobierno, pero nunca la han tomado en cuenta, “desde que vivía el difunto Mezo (ex alcalde) lo solicite y nada, ahora ya lo volví a solicitar pero no me toca, no tengo ni baño, tengo que prestar acá al lado”, dijo.
La entrevistada aseguró que cuenta con los documentos del predio, requisito indispensable para ser beneficiada con el programa de vivienda, sin embargo hasta ahora no se le ha tomado en cuenta.