Rafaelito se nos adelantó al viaje eterno

DSC_3581

Luego de 14 años de lucha contra una enfermedad congénita

 

DSC_3576

Tizimín Yucatán, 25 de marzo.- A la edad de 14 años, Rafael Antonio Sánchez Medina, entregó su alma al Creador la noche del martes, dejó de sufrir de una terrible enfermedad cardiaca que finalmente le cegó la vida, y no fue por un accidente como erróneamente han surgido algunas versiones.
Rafael fue un ejemplo de vida, luchó hasta el último momento con una enfermedad denominada  Tetralogía de Fallot, que le puso limitantes, pero no un deseo de muerte, menos de superación, y así lo demostró durante sus 14 años, porque a pesar de su enfermedad siempre sonrió, expresó sus deseos, pero sobre todo, luchó por lo que quiso y mucho de ello; lo consiguió.
Sus padres, también hicieron la parte que les correspondió, y aunque ahora tengan el alma destrozada por la irreparable pérdida, el Todopoderoso les brindará la fortaleza para superar la ausencia de Rafael y los dotará de grandes bendiciones por todo lo que hicieron por salvarle la vida, al que ahora se ha convertido en un ángel más.
Algunos de los que conformamos el equipo de este portal de noticias, conocimos desde al principio, desde otros medios de comunicación, el caso de Rafael y a su familia, por eso tomamos la dedición de dedicarles a quienes nos leen, la versión oficial, para no dejarse llevar por falsos comentarios de que el menor falleció en un accidente o por descuido de algún familiar.
De acuerdo a la información obtenida, Rafaelito fue vencido por su enfermedad a las 9 de la noche del martes y fue velado en el que fue su domicilio por el rumbo del zoológico, posteriormente la tarde de este miércoles recibió cristiana sepultura.  ¡Descanse en paz, Rafael Antonio Sánchez Medina!