Último adiós a Carlos Braga “Chonito”

DSC_3617

Aunque es originario de Colonia Yucatán sus familiares decidieron que descanse al lado de sus padres en el panteón Jardín de la Paz de Tizimín

20160621_113343

En el sindicato decenas de compañeros acudieron a acompañarlo

 

Tizimín; 21 de junio.- En un ambiente de profunda tristeza fue sepultado este martes al medio día, el cuerpo del señor Carlos Braga Braga; el taxista al que en Colonia Yucatán todos conocían como “Chonito”.
El taxista murió la noche del domingo en trágico accidente suscitado cerca de la comunidad de Emiliano Zapata, unos 5 kilómetros antes de llegar a su destino luego de cumplir con su último servicio del día.
Su cuerpo fue velado en el que fuera su domicilio en Colonia Yucatán, y hoy a las nueve de la mañana se  ofició una misa de cuerpo presente en la parroquia de Nuestra Señora del Carmen de esa comunidad.

DSC_3615

La caravana con el féretro rumbo al panteón Jardín de la Paz

Posteriormente el féretro fue trasladado al sitio de taxis sobre la avenida “Cedros”  en donde por más de 3 décadas “chonito” hizo guardia en espera de sus pasajeros. Seguidamente el cortejo continuó hasta esta ciudad, pues por decisión de sus familiares, su cuerpo reposará en el mismo lugar donde se encuentran sus padres.
A las once de la mañana, la comitiva de vehículo ingresó a esta ciudad y se le sumaron decenas de taxis del sindicato “Félix I. Rosado Iturralde”. Avanzaron hacia el centro de la ciudad y de ahí al local del sindicato donde hubo una “Asamblea general ordinaria” y en el pase de lista todos los presentes respondieron al unísono “presente” cuando el dirigente Severo Avilés Manzanilla mencionó el nombre del extinto socio taxista.

20160621_113238

«Chonito» en la última asamblea general que participó esta mañana

Al clausurar “la asamblea” continuaron hacía el panteón “Jardín de la Paz” donde ingresó acompañado de amigos, compañeros trabajadores del volente, incluso de otras agrupaciones, así como habitantes de Colonia Yucatán, y sus familiares.
Al infortunado taxista le sobreviven su esposa Silvia Ayala, sus hijos Silvia, Carlos y Friedman, a quienes enviamos nuestras más sentidas condolencias.