El ex-convento franciscano, vestigio histórico

Ex convento Franciscano

El ex-convento de gran belleza he importante vestigio histórico de la época colonial y que en sus paredes guardan secretos de la evangelización que los monjes, fue restaurado hace unos pocos años, con lo que recuperó gran parte de su antigua y colonial belleza, para beneplácito de los tizimileños y visitantes.

Casa Cural

Según los archivos, desde el año de 1599 ya existía, el convento de Franciscanos que había sido construido de cal, cuyas paredes eran altas y gruesas de tal manera que podían considerarse un baluarte que hasta ahora se conserva.
Según Diego de Burgos Casino encomendado de Tizimín en dicha época, dice lo siguiente: “Tiene celdas para ocho o diez frailes, tiene una sacristía con muy ricos ornamentos de seda; asisten dos frailes que administran la doctrina y los sacramentos a doce pueblos, que le son dependientes”.

El Ex-convento o casa Cural, como también se le conoce, era de dos pisos, seis departamentos y el resto tienen techos de bóveda, en donde alguna vez crecieron árboles y otras plantas que se eliminaron durante su restauración.
Según los datos históricos el Ex-convento fue erigido en 1563, y colinda al norte con propiedad particular; al sur la calle 51; al este con la calle 48 por medio y el parque Juárez y propiedades particulares.

Convento de Franciscanos

Tiene una extensión de 1,357.54 metros cuadrados, consta de dos plantas; toda la construcción es de mampostería y sus techos de bóveda de cañón corrido. Hay una huerta limitada por una barda de mampostería, que tiene una superficie de 794.96 metros cuadrados.