Único, inigualable

corridas-de-toros

El coso taurino en donde se celebran las corridas de toros, es uno de los más grandes y representativos del Sureste Mexicano, su estructura de 3 pisos, sus 62 palcos atraen cada año a miles de espectadores de las fiestas bravas.
La historia del coso taurino, inicia cada 17 de diciembre cuando se realiza la ceremonia de la puesta del primer madero para la construcción del redondel; actividad que encabezan autoridades municipales, palqueros y diputados de la feria de los Tres Santos Reyes.

rondel

Bajo un cúmulo de ovaciones, cordiales saludos entre la alcaldesa María del Rosario Díaz Góngora, Palqueros y diputados se procede a realizar la colocación del primer poste para iniciar con la construcción del coso taurino tradicional más grande de toda la península, que tiene la capacidad de albergar a 4 mil personas, cómodamente sentadas.

El ruedo tiene un significado muy importante, pues la fiesta brava, las maderas y el huano se juntan como símbolo de nuestro mestizaje, de nuestra historia, de nuestras tradiciones, este ruedo que aparentemente es sencillo, es mucho más que eso, es historia, es raza, es Tizimín, es un pueblo que jamás va a cambiar en lo que no tiene que cambiar que son las buenas costumbres y festividades.

fiesta-brava

El Prof. Juan Manuel Canche Uc de la unión de palqueros resalta cada año que esta agrupación tiene la responsabilidad de conservar la unidad para lograr los propósitos, pero sobre todo tienen que estar unidos para defender las tradiciones, parte de la cultura que habla de nuestras raíces.

El ruedo estará conformado por 62 palcos y se construye con material de la región recién cortada tal como los maderos y el huano, para garantizar de esta manera la seguridad de la ciudadanía.

Es importante destacar que desde el año de 1973 las corridas taurinas se efectúan en la placita de toros, en donde hasta ahora se conserva y es uno de los lugares más visitados dada la originalidad en la que se plasma el trabajo artesanal de los palqueros.

Ya es también tradición que cada 1 de Enero por la mañana, se ofrezca en este ruedo; una misa con la presencia de los patronos, para pedirles que protejan a miles de personas que van asistir durante los días posteriores a las corridas de toros, y por supuesto por la vida de los toreros que actuarán en esas actividades.

Y como dijera nuestro buen amigo Paco Urista “El canario”, que Dios reparta suerte.